Esto es un post de Carmen Rodrigo, diseñadora web para emprendedores digitales. Si quieres ser autor/a invitado/a para un futuro post, contáctanos aquí.


Déjame hacerte una pregunta. ¿Cuántas empresas piensas que tiene una página web corporativa?

Estamos en 2016. Vivimos conectados 24/7. Casi el 90% de los hogares americanos dispone de conexión a Internet en su casa, en Europa más de ocho de cada diez hogares.

Con estos datos sobre la mesa podríamos pensar que la gran mayoría de empresas cuentan con una página web.

Y no vamos desencaminados si pensamos en las medianas y grandes empresas (aquellas con más de 10 trabajadores), ya que casi 8 de cada 10 tienen una web en marcha. Esta relación es todavía mayor entre las empresas americanas.

Pero, ¿qué ocurre con las pequeñas empresas? Ay, amigo, no te lo vas a creer…

Entre los pequeños negocios (aquellos con menos de 10 empleados) la mitad de las empresas estadounidenses tiene su propia página.

En cambio tan sólo el 27,8% de las empresas españolas tiene una web disponible. Y por si fuera poco, representamos más del 95% del tejido empresarial español.

¿Cómo es posible? Si todos sabemos lo importante que es internet en nuestras vidas…

Sin embargo, y desafortunadamente, muchos siguen considerando una web como un gasto innecesario para su negocio.

Pero sé que tú no eres como ellos.

Tú sabes la importancia de tener una buena imagen en internet, de llegar a tus clientes también a través del online, de ofrecer un buen servicio a cualquier hora y en cualquier lugar.

Por eso te planteas a menudo si valdría la pena invertir en un diseño web profesional para la página de tu proyecto.

¿De verdad el diseño de una web marca la diferencia?

¿Es rentable invertir en él?

¿Puede ayudarme a llegar a nuevos clientes y aumentar mis ventas?

¡Sí, sí y sí! Aquí hay 5 ventajas concretas de tener una web para tu empresa:

1 – Diferénciate.

A la vista de los datos que hemos visto, el simple hecho de tener una web en funcionamiento te diferencia enormemente de tu competencia.

Imagínate si, además, inviertes en esa web, cuidas su diseño y ofreces algo de calidad.

Tus puntos para que tu marca sea recordada y llegar hasta tu cliente ideal van aumentando.

Los proyectos que ahora, en 2016, están invirtiendo en diseño web son pioneros sin saberlo.

Sé que suena raro, que estarás pensando que cómo es posible que vayas a ser un pionero si conoces a miles de personas con una web fantástica, si hay gente que desde hace años se gana la vida en internet…

Es cierto, pero recuerda tener en cuenta la situación general.

Precisamente, toda esas personas que tienes en mente se han quedado en tu memoria porque forman parte de los 3 de cada 10 negocios que sí han invertido en su web, que la han marcado como una prioridad en su hoja de ruta.

2- Mejora tu imagen de marca.

El diseño de tu web es más importante de lo que podría parecer.

Ponte el traje de cliente por un momento y hagamos la prueba.

Estás de vacaciones paseando por la calle y encuentras un restaurante que llama tu atención, está en sitio estupendo y tiene muy buena pinta… pero está cerrado.

Sacas el móvil y buscas su web, quieres saber su horario, sus precios y la comida que ofrecen.

Entras en su página y… oh oh.

No se adapta a la pantalla de tu móvil, empieza a sonar una música de fondo, las pocas imágenes que consigues ver están pixeladas, deformadas y no parecen nada apetecibles.

¿Tu percepción sobre el restaurante acaba de cambiar? ¿Ha pasado de ser un lugar que te apetecía conocer a ser un sitio del que quieres huir?

Imagínate cómo hubiera cambiado la historia si al entrar en su web hubieras encontrado una página responsive que carga estupendamente en tu móvil, unas fotos apetecibles, la información sobre los horarios a primera vista e, incluso, un botón para hacer la reserva online en tan solo un minuto.

Esto mismo les ocurre a cada uno de tus potenciales clientes con tu web.

3 – Dale continuidad y coherencia a tu negocio.

Ya no es suficiente con una buena imagen de marca. Ya no es suficiente con un buen producto. Ya no es suficiente con un buen slogan.

Como consumidores todos nosotros nos hemos vuelto más exigentes. Por eso nos importa tanto que los negocios, ante todo, sean coherentes.

Y una de las formas de demostrarlo es a través de la web.

Es el espacio ideal para potenciar tu imagen de marca, dejar claros tus valores, mostrar los beneficios de tu producto o servicio, demostrar qué detrás de tu negocio hay una persona real que entiende los problemas de cada cliente…

Y todo eso se consigue combinando estratégicamente tu identidad corporativa, tu copy, tu historia… y aprovechando el formato multimedia.

Textos, fotos, vídeos, infografías… aprovéchate de todo para hacer llegar tu gran mensaje.

4 – Conviértete en una autoridad.

Le ha ocurrido a Kay, a Laura Ribas, a Maïder Tomasena, a Frank Scipion, a Vilma Nuñez, a Victor Martín, a Laura López…

Todos ellos se han convertido en referentes de sus disciplinas gracias a su web. A primera vista puede parecer que todo el mundo está en internet, que todo está inventado, pero lo cierto es que tan solo unos pocos miles lo están intentando de verdad por internet.

Solo unos pocos han apostado realmente por invertir en sus páginas, preocuparse por su diseño, por su usabilidad… y usar estas plataformas para compartir sus conocimientos en el mundo.

Por eso, quienes consiguen combinar esos ingredientes y dar con la medida perfecta, se acaban convirtiendo en autoridades.

5 – Deja que tu trabajo hable por ti.

Mantener una web con vida y aportarle buenos contenidos de valor de manera regular es una tarea que requiere grandes dosis de compromiso con uno mismo, disciplina y mucha pasión.

Hace no tantos años para demostrar tus conocimientos en un tema necesitabas publicar un libro, dar decenas de charlas…

Ahora puedes hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar, tan solo necesitas tu página web.

Demostrar lo que vales, lo que sabes y lo que puedes aportar a tus clientes, nunca había sido tan fácil.

Y, sin embargo, son pocos los que hoy por hoy lo están haciendo.

Si tienes los conocimientos y estás dispuesto a invertir tu tiempo y esfuerzo en ello, tu web te va a permitir demostrar lo que vales.

No te voy a engañar contándote que es una tarea sencilla y que vas a conseguirlo de la noche a la mañana.

Pero sí puedo asegurarte que es posible y que invertir en tu web puede facilitarte el camino para hacerlo posible.

Si estás decidido a apostar por un buena diseño web, te invito a que descargues el Checklist definitivo para lanzar tu web con éxito que he preparado para ti en http://carmenmrodrigo.com/checklist/.


Carmen M. Rodrigo es periodista de formación y diseñadora web por vocación. Ayuda a emprendedores digitales y emprendedores a montar su campamento base en internet y así conseguir la presencia online que siempre han querido. Además, para echarte una mano con la puesta en marcha de tu página ha creado el Checklist definitivo para lanzar tu web con éxito.

Pin It on Pinterest

Share This